¿Qué es una auditoría interna?
24/09/2019 - Por: - En: Auditoría - No hay comentarios

Según la norma ISO 9000 (Sistemas de gestión de la calidad. Fundamentos y vocabulario) una auditoría es un “proceso sistemático, independiente y documentado para obtener evidencias de la auditoría y evaluarlas de manera objetiva con el fin de determinar el grado en que se cumplen los criterios de auditoría”. Y añade: “las auditorías internas, denominadas en algunos casos auditorías de primera parte, se realizan por, o en nombre de, la propia organización para la revisión por la dirección y otros fines internos, y puede constituir la base para la declaración de conformidad de una organización”.

Es decir, un conjunto de actividades planificadas que tratan de evidenciar el grado en que se cumplen unos requisitos establecidos para un proceso, producto o servicio, o para toda la organización. Estos requisitos pueden ser de origen interno (políticas, manuales, procedimientos), o de origen externo (de clientes y/o usuarios, legales/reglamentarios, normativos).

El auditor interno, si bien trabaja de forma integrada en las empresas, no debe tener responsabilidades en la actividad que se audita. Así su independencia está garantizada. De esta manera podrá investigar con objetividad si se cumplen las políticas y regulaciones, si los activos están protegidos, que se usan los recursos de forma eficaz y que se cumplen los objetivos marcados por el equipo directivo. También revisa los controles que se aplican, para determinar si se ajustan a los potenciales riesgos.

 

¿Por qué son necesarias?

Realizadas por personas con un buen conocimiento de la cultura corporativa, de sus procesos y de las normas y reglamentos aplicables, las auditorías internas aportan información objetiva, verificable y trazable sobre el desempeño de los procesos.

Contribuyen a la detección de posibles desviaciones antes de que se alcancen niveles y/o valores inadecuados, identificando también elementos mejorables.

Las auditorías internas pueden (y deben) detectar aspectos positivos que podrían extenderse a otros ámbitos de la organización.

Aportan confianza a terceros (clientes, usuarios, proveedores) sobre las prácticas de la organización y sobre la correcta aplicación de políticas o protocolos.

Son una fuente de información valiosa para la identificación de riesgos y oportunidades relacionados con el contexto de las organizaciones y una herramienta para vigilar y mejorar procesos.

 

¿Qué ventajas aporta?

En el mundo global actual los cambios son continuos y se suceden con mucha rapidez. Nos referimos a la tecnología y a los medios productivos, pero no solo: la internacionalización, las comunicaciones, la externalización de servicios, los cambios en reglamentos y normas, así como la importancia de la gestión de riesgos hacen que el proceso de auditoría interna sea cada vez más relevante. Amoldarse (y a veces anticiparse) a estos cambios es imprescindible para dar respuesta a necesidades nuevas. Así, la auditoría interna debe adoptar un punto de vista cada vez más estratégico, además de centrarse en la prevención de riesgos.

En resumen, la auditoría interna ayuda a identificar las fortalezas y debilidades de una organización, lo que facilita la focalización del esfuerzo y de los recursos para que la entidad alcance sus objetivos, puesto que sirve para evaluar la eficacia de los procesos. Contribuye a detectar lo que no funciona, para ponerle solución y evitar así que se convierta en una barrera para lograr esas metas.

En Sinergias Empresariales ofrecemos este servicio de auditoría interna dirigido a organizaciones de todos los sectores y tamaños, de forma muy cercana y siempre con el objetivo de facilitar tu trabajo. Consúltanos para que te ofrezcamos una alternativa personalizada y ajustada a lo que necesita tu proyecto.

 

Ernesto Bonifacio

Consultor de Sinergias Empresariales

Dejar un comentario