Sistemas de gestión de la RSC
La certificación de la responsabilidad social corporativa (RSC)
06/04/2020 - Por: - En: Certificaciones - No hay comentarios

En la situación actual de crisis que vivimos por el COVID-19, las personas consumidoras esperan de las empresas acciones responsables hacia sus empleados, sus proveedores y la sociedad en su conjunto. Es, sin duda, un momento para marcar la diferencia. De hecho, según la edición especial del Barómetro de Confianza de Edelman 2020, en el que han participado 12.000 personas:

  • El 89% de los consumidores exigen a las marcas que adapten su producción a los retos actuales para favorecer al personal sanitario y a los colectivos afectados por la crisis.
  • El 90% están a favor de que las empresas colaboren con la administración para mejorar la seguridad y la forma de enfrentarse al virus.
  • El 65% afirma que el comportamiento de las marcas estas semanas decidirá si les compran o no en el futuro.

La RSC como ventaja competitiva

En una época de incertidumbre y cambios vertiginosos como la que vivimos, la adaptación de las empresas se pone a prueba a diario. Pero, fuera de estos momentos excepcionales, las acciones de Responsabilidad Corporativa (RSC) no se deben improvisar. Las empresas deben estar comprometidas a largo plazo con la sociedad, como activo imprescindible que son para lograr el desarrollo sostenible.

Así, la responsabilidad social atiende a factores económicos, sociales y medioambientales. Debe corresponderse con una cultura corporativa basada en la transparencia, la ética y la honestidad. Además de una mejora en la percepción de la marca por parte de los distintos públicos —ya sean internos o externos— y una diferenciación de la competencia, apostar por estos criterios responsables aumenta la competitividad, la eficacia de la gestión y reduce los riesgos.

La certificación RSC y los modelos de sistemas de gestión

Según la norma ISO 26000, las compañías certificadas han creado e implementado un sistema de gestión de responsabilidad social en la propia organización, cuyo efecto se extiende a toda la cadena de suministro. En esta línea, hay tres modelos de sistemas de gestión de RSC certificables:

  • La certificación SA 8000 es una prueba de que la empresa tiene en cuenta el impacto social de su actividad, así como las condiciones de trabajo de empleados, socios y proveedores. Hace mención a la seguridad en el trabajo, la libertad de asociación y negociación colectiva, la no discriminación, las medidas disciplinarias, etc. Tiene en cuenta para ellos convenios de la OIT, la Declaración Universal de Derechos Humanos y la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.
  • El modelo SGE 21 es una norma europea que permite integrar los aspectos ambientales, sociales y de buen gobierno en la gestión de las organizaciones, acercándolas al liderazgo responsable y ético.
  • El estándar internacional IQNet SR10 certifica la implantación de un sistema de gestión de RSC. Es indicada para organizaciones que ya cuentan con sistemas de gestión de calidad ISO 9001, de gestión ambiental ISO 14001 y de gestión de prevención de riesgos laborales OHSAS 18001.

En Sinergias Empresariales ayudamos a organizaciones de todos los tamaños y sectores con la implantación de sistemas de calidad como los mencionados, así como en su mantenimiento para lograr una mejora continua.

Dejar un comentario